martes, 25 de mayo de 2010



Ayer, después de leer a Ángel González durante un buen rato antes de acostarme, me llevé toda la noche soñando palabras:

Deja para mañana

lo que podrías haber hecho hoy

(y comenzaste ayer sin saber cómo).

Y que mañana sea mañana siempre;


que la pereza deje inacabado
lo destinado a ser perecedero;

que no intervenga el tiempo,

que no tenga materia en que ensañarse.


Evita que mañana te deshaga

todo lo que tú mismo
pudiste
no haber hecho ayer.


De Deíxis en fantasma

---------


Cuando era joven quería vivir en una ciudad grande.


Cuando perdí la juventud quería vivir en una ciudad pequeña.


Ahora quiero vivir.


De Prosemas o menos

----------

(...)


Pero nada ya ahora

—ni siquiera la muerte, por su parte
inmensa—

podrá evitarlo:
exento, libre,
como la niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exhalan,

creciente en un espacio sin fronteras,

este amor ya sin mí te amará siempre.

De Deíxis en fantasma


1 comentario:

  1. Hace poco descubrí a Ángel González, con este poema.

    http://amediavoz.com/gonzalez.htm#ME%20BASTA%20AS%C3%8D...

    ResponderEliminar