martes, 1 de junio de 2010



"No afrontamos las dificultades porque sean difíciles, sino que son difíciles porque no las afrontamos".

Séneca

Si esperamos a hacer algo hasta que de verdad nos sintamos preparados, seguramente nos quedaremos sin hacer grandes cosas. Hay asuntos para los que jamás nos sentiremos preparados, pero no por eso habría que dejar de hacerlos, porque parte de esta preparación está precisamente en la práctica.

Seguramente hay pocas mentes tan lúcidas que se perciban preparadas para las grandes decisiones de la vida. Y sin embargo afortunadamente el mundo está lleno de pequeñas proezas al alcance de todos y de valientes anónimos, que saben hasta qué punto a veces no hay que pensar en exceso, y se lanzan, a pesar de la duda, el miedo o la dificultad, a luchar contra sus propios dragones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario